Las aplicaciones gratuitas: ¿son realmente gratuitas? - CentSai

Las aplicaciones gratuitas: ¿son realmente gratuitas?

Merav Ozair, PhD
7 minutes read
39 views
CentSai relies on reader support. When you buy from one of our valued partners, CentSai may earn an affiliate commission. Advertising Disclosure
Las aplicaciones gratuitas: ¿son realmente gratuitas?
Resumen de 6 segundos: Muchas aplicaciones se presentan como "gratuitas"; pero no lo son. El precio que pagas por ellas son tus datos personales. Sigue leyendo.
A todos nos encantan las cosas gratis. Somos capaces de casi cualquier cosa que se nos ofrezca sin costo alguno. Muchas aplicaciones se ajustan a esa descripción. Pero, ¿las aplicaciones gratuitas son realmente gratuitas? ¿Alguna vez te detuviste unos segundos para leer las condiciones de uso antes de descargar una aplicación? ¿Sabes a qué te estás registrando y si la aplicación es segura o no?

En el momento en que presionas “descargar”, obtienes una aplicación aparentemente gratis. Sin embargo, estás dando a cambio algo mucho más valioso que el dinero: tu información privada. Como dice el viejo refrán, “No hay desayunos gratis”. Y en la Era de la Información, esto nunca ha sido más cierto.

El escándalo de Cambridge Analytica y Facebook puso en primer plano en todo el mundo el tema del uso y abuso de la información personal. El resultado de las investigaciones fue una fuerte llamada de alerta para los gobiernos. Si bien estos hechos sorprendieron a más de una persona, este problema ha existido durante muchos años.

Para comprender mejor tales incidentes y sus implicaciones futuras, primero debemos comprender el poder de la información y su uso como un bien invaluable.

La información como mercancía

Todas las empresas con las que interactuamos en Internet recopilan nuestros datos. Casi todo lo que hacemos es valioso para ellos. Esto incluye no solo nuestro perfil, sino también nuestras transacciones, nuestros mensajes, nuestros contactos, las personas que conocemos, los sitios que hemos visitado y el tiempo que hemos pasado allí, los lugares en los que hemos estado físicamente y más. Las empresas recopilan, recopilan y analizan todo.

Facebook y Google ofrecen servicios gratuitos a cambio de datos de usuario. El usuario no es su cliente, lo son los anunciantes. Ambas empresas ganan dinero recopilando, vendiendo y analizando datos de usuarios, principalmente en nombre de los anunciantes.

En 2017, Facebook generó alrededor de 40 mil millones en ingresos publicitarios, una cifra que representa casi el 20% del mercado global en línea y se espera que crezca en los próximos años. Los ingresos de Google sumaron más de $180 mil millones de dólares en 2021.

Actualmente, alrededor del 90% de los ingresos de la empresa provinieron de la publicidad. Ciertamente, estos números indican que nuestra información es, y ha sido, monetizada en gran medida. Podemos pensar que estamos obteniendo algo gratis, pero en realidad estamos dando nuestros valiosos datos personales a las empresas para que los aprovechen.

La publicidad dirigida es solo uno de sus muchos usos para la información personal. El escándalo de Facebook se trata de algo mucho más significativo. Se sospecha que Cambridge Analytica y sus clientes usaron los datos comprados de Facebook para desarrollar modelos para perfilar o categorizar psicológicamente a las personas con el fin de dirigirlas activamente con anuncios y contenido en nombre de diferentes campañas políticas.

La creación de perfiles y la construcción de modelos analíticos basados ​​en los datos de los usuarios no es algo nuevo. Las empresas han estado utilizando la ciencia de datos para desarrollar modelos predictivos del comportamiento de los clientes durante bastante tiempo.

El poder de la ciencia de datos

En 2012, una historia sobre una adolescente embarazada*  llegó a los titulares del periódico The New York Times cuando Target descubrió, antes que sus padres, que la chica estaba embarazada. Target contrató a un científico de datos, que recopiló información sobre las transacciones, los hábitos de compra y el comportamiento de los clientes de la empresa. Con base en estos datos, construyó un modelo que podía predecir, con alta probabilidad, si una clienta estaba o no embarazada.

Forbes magazine en inglés)*

Target vs. Facebook

En ese momento, la historia recibió mucha publicidad. La gente cuestionó el uso de la información del cliente y si hubo una violación de la privacidad involucrada. Pero el incidente de Target es diferente del escándalo de Cambridge Analytica por las siguientes razones:

Primero, los datos de Target no se vendieron ni compraron. Más bien, eran propiedad de la empresa, que comercializaba con ellos. Las empresas se involucran en esta práctica para obtener una mejor comprensión de un cliente en lo individual o grupo de clientes.

Las empresas también utilizan los datos para la personalización y personalización de la información que ven los clientes. A todos nos encanta la personalización y la personalización, especialmente los millennials. La información se puede personalizar porque los datos se recopilan, analizan y modelan para brindar la mejor experiencia de usuario al cliente.

En segundo lugar, cada vez que visitamos el sitio de cualquier minorista, como Target, Amazon o Apple, dejamos una huella digital. Esto rastrea todas nuestras actividades, no solo nuestras transacciones. Esto incluye los productos que vimos (pero no compramos), el tiempo dedicado a cada artículo, la frecuencia de las visitas al sitio, etc.

Debemos tener en cuenta que nuestras actividades en la web pueden ser rastreadas y analizadas, incluso si no hemos firmado un acuerdo que lo permita. A menos que la información esté encriptada para proteger la privacidad o protegida con contraseña para nuestra seguridad, todas nuestras actividades de Internet y aplicaciones son información pública.

Uso de datos ético v.s. no ético

El incidente de Target puede sonar espeluznante, especialmente para las personas que están inquietas por la idea de que un minorista puede saber algo sobre un adolescente antes que sus padres. Pero todas las empresas de todos los sectores recopilan y analizan la información de los clientes. Esto incluye minoristas, servicios financieros y empresas de atención médica.

La recopilación de datos no es ilegal ni inmoral. Solo podemos esperar que las empresas usen dicha información de manera ética y no nefasta.

En el caso de Target, la empresa usó datos, pero no los usó de manera inmoral. El incidente de Facebook llamó la atención del Congreso porque las empresas involucradas manipularon y abusaron de los datos de manera poco ética. Es posible que no hayamos oído hablar de Cambridge Analytica si hubiera vendido la información a los anunciantes en lugar de a las personas que intentaban influir en las elecciones políticas.

El uso de nuestros datos con fines políticos o de marketing manipulador es la menor de nuestras preocupaciones. Es el peligro del robo de identidad lo que más debería preocuparnos.

Aplicaciones y seguridad: el riesgo del robo de identidad

Cuando no prestamos atención a por qué y a quién damos nuestra información, hacemos que sea muy fácil para los delincuentes abusar de nuestros datos y, en casos extremos, cometer con ella delitos como el robo de identidad.

Esta es una era de delincuentes sofisticados que explotan Internet para robar nuestra identidad y, en última instancia, nuestra seguridad económica. La manipulación de nuestra información personal puede resultar en la manipulación de nuestra información financiera. Cuando eso sucede, toda nuestra vida se convierte en un caos.

Todos, un posible empleador, un prestamista, nuestro arrendador y, a veces, incluso la persona con la que estamos saliendo, tiene acceso a nuestra información financiera. Es, junto con nuestra información personal, nuestra posesión más valiosa. Por lo general aseguramos nuestras posesiones. Entonces, ¿por qué no deberíamos garantizar la seguridad de nuestro bien más preciado: nuestra información personal y financiera?

Por lo tanto, es imperativo que seamos cautelosos al proporcionar acceso a nuestros datos personales a cambio de una aplicación supuestamente gratuita. Debemos ser conscientes de lo que estamos firmando.

Asegurar nuestra información privada es de hecho vital. Sin embargo, debemos recordarnos a nosotros mismos que, si se usa éticamente para la investigación, tiene el potencial de mejorar nuestras vidas.

Datos e inteligencia artificial

Estamos fascinados con la inteligencia artificial, o IA, como se la conoce comúnmente. La IA se investiga para aplicaciones en todos los ámbitos de la vida: juegos, medicina, neurociencias, automóviles autónomos y más. Es prácticamente hacer realidad la ciencia ficción.

Debemos entender que el yo de IA se construye a partir del yo humanoes decir, la inteligencia humana. La información sobre el comportamiento humano se recopila y analiza. Luego se construyen algoritmos con estos datos para entrenar máquinas para que actúen como humanos.

Nos complace brindar nuestra información, sabiendo que la investigación que la utiliza tiene el potencial de mejorar nuestras vidas y nuestro bienestar. Pero no apoyamos los usos no éticos de nuestra información personal.

¿Son realmente seguras las aplicaciones gratuitas?

Entonces, antes de dar permiso a las aplicaciones y empresas para que usen nuestros datos, primero debemos tener claro para qué nos estamos registrando y cómo la empresa usará los datos. Es decir, hay que leer los términos del acuerdo.

Vale la pena señalar que algunas empresas están trabajando actualmente en Blockchain, una tecnología que ayudaría a evitar que incidentes como el escándalo de Cambridge Analytica vuelvan a ocurrir. ¿Será posible? ¡Lo veremos en un próximo artículo!

Your rating will help CentSai learn what you love to see.Please send your thoughts and comments to info@centsai.com
Your rating will help CentSai learn what you love to see.Please send your thoughts and comments to info@centsai.com