La volatilidad del mercado de valores. tiene una forma de regresar cuando los inversores menos lo esperan. Un período particularmente volátil puede acabar con billones de dólares en riqueza (en papel) en cuestión de días. A su paso, los inversores aturdidos, confundidos y ansiosos se preguntan si las cosas solo empeorarán.

Pero algunos inversores no pueden soportar los viciosos altibajos del mercado de valores y no confían en las acciones en absoluto. Quieren menos riesgo y ansiedad mientras crecen y protegen su dinero.

En lugar de acciones, invierten en bonos emitidos por corporaciones, gobiernos, ciudades, pueblos e incluso su autoridad local de agua. ¿Cómo funcionan los bonos? Garantizan a estos inversores una tasa de rendimiento fijo. Es básico y mucho más predecible que otros activos.

¿Cómo funcionan los bonos?

Tanto para el sector público como para el privado, la emisión de bonos a inversores recauda capital para hacer crecer un negocio o financiar la construcción de, digamos, una nueva carretera o campo de juego. Las personas que compran y mantienen bonos, llamados tenedores de bonos, obtienen pagos de intereses acordados por un período fijo de “vencimiento” que puede terminar después de unos meses o varias décadas.

Algunos bonos incluso pagan a perpetuidad. De hecho, el bono más antiguo conocido en el mundo, fue emitido por una autoridad de agua holandesa en 1624, todavía paga a los tenedores un interés del 2.5 por ciento cada año.

Obtén tu oferta de asesor de acciones

¿Por qué los inversores necesitan bonos?

Invertir todo tu dinero en acciones es una decisión arriesgada. Los bonos son un miembro crucial de cualquier cartera de inversiones, en parte para protegerse (o diversificar) contra esos momentos en los que el valor de las acciones cae en picado de la nada.

En otras palabras, cuando las acciones yin (caen), los bonos yang (mantienen la calma).

El período de vencimiento de la mayoría de los bonos varía de uno a 30 años, y los bonos generalmente pagan pagos de intereses del tres al cuatro por ciento anualmente. Hay algunos bonos que pagan un poco más y los bonos riesgosos pueden incluso pagar intereses de dos dígitos.

Algunos inversores compran bonos no solo para diversificar sus carteras de inversión, sino también para beneficiarse de una subida o bajada del precio de negociación de un bono. Otros mantendrán sus bonos hasta el vencimiento para poder recuperar todo su capital (inversión inicial). Esa garantía segura de reembolso, junto con los pagos de intereses, hace que los bonos sean la mejor opción para muchos inversores.

La mayoría de la gente rica esconde su riqueza en bonos, no en acciones. No necesitan correr riesgos para enriquecerse, solo necesitan preservar su riqueza.

¿Son todos los bonos iguales?

Los bonos contienen diferentes niveles de riesgo y rendimiento. Los más riesgosos pagan más intereses que los menos riesgosos.

Los bonos generalmente vienen en tres clases: corporativos, gubernamentales y municipales. También hay un cuarto tipo de vínculo que rara vez se usa, el fallecido gran pionero del músico David Bowie se vendió con éxito: "Bowie Bonds". Logró en poco tiempo recaudar $90 millones, financiados por su flujo de regalías.

La mayoría de los inversores no compran bonos individuales. En cambio, acceden a cientos de bonos diferentes cuando compran fondos de inversión or fondos cotizados en bolsa (ETF por sus siglas en inglés).

¡Empieza Ahora!

¿En qué se diferencian las clases de bonos?

Los bonos corporativos atraen a aquellos a los que no les gusta el riesgo, aunque puede generar un mayor rendimiento.

Los inversionistas en bonos del gobierno compran los llamados “bonos del Tesoro”, que son de bajo riesgo y tienen una baja tasa de rendimiento. Así es como nuestro querido gobierno federal recauda dinero para funcionar.

Mientras tanto, los gobiernos estatales y locales emiten bonos municipales para ayudar a recaudar fondos para obras públicas y demás. En términos generales, los tenedores de bonos no tienen que pagar impuestos federales o estatales sobre los pagos de intereses que reciben sobre estos.

¿Cuáles son las desventajas de los bonos?

Puedes ganar más dinero invirtiendo en acciones, pero debes asumir el riesgo de inversión. El riesgo es un hecho de la vida. Pero los bonos nos dan una salida. Eso puede perjudicar a los inversores adversos al riesgo que mantienen todo su dinero en bonos, perdiendo así la rentabilidad que ofrecen las acciones.

Además, si el emisor del bono incumple (o se niega a pagar el bono), estás jodido. Un ejemplo extremo (y advertencia) es el colapso de los bonos municipales de Puerto Rico. Miles de inversores perdieron los ahorros de toda su vida cuando el gobierno dejó de pagar. Aunque para el registro, el número de incumplimientos por parte de corporaciones y gobiernos es bajo.

Consideraciones finales:

Dejando de lado las empresas y los gobiernos mal administrados, los bonos son imprescindibles para cualquier inversor. Pueden proporcionar ingresos estables y de bajo riesgo en los próximos años, lo que es especialmente útil cuando te estás retirando.

Además, puede reducir sus impuestos cada año invirtiendo en algunos bonos municipales emitidos por ciudades y estados. Y los bonos, como diversificador de la cartera, pueden proporcionar el mejor antídoto contra la volatilidad que inevitablemente arrasa los mercados de valores del mundo.

Obtén tu oferta de asesor de acciones