Estaba cenando con una amiga cuando miró hacia arriba y dijo siete palabras que me da miedo escuchar: "Voy a postularme para la escuela de posgrado".

No me malinterpretes, no estoy en contra de la escuela de posgrado. Nunca podria estar en contra superarte con la educación. Sin embargo, después de más de cuatro años trabajando en la oficina de admisiones de un programa de maestría, veo las cosas de manera un poco diferente.

Es cierto que he visto a estudiantes entrar, estudiar mucho, conseguir un gran trabajo y ganar mucho dinero. Hay muchas personas que obtienen los beneficios de un título de posgrado a través de mejores trabajos, más oportunidades profesionales y una sensación de satisfacción por la educación recibida.

Desafortunadamente, también he visto a otros batallar encontrando un trabajo, cualquier trabajo, mientras están sumidos en más deudas que nunca.

Así que cuando dejé el tenedor y miré a mi amigo a los ojos, le hice la única pregunta que se me ocurrió: “¿Por qué? ¿Por qué ir a la escuela de posgrado?

Guardar dinero refinanciando tu préstamo para estudiantes con las principales empresas de refinanciación para estudiantes: Verifica tu tarifa >>

Mi amiga luchó por explicar su situación. Estaba frustrada: no iba a ningún lado en su trabajo y no estaba obteniendo los ingresos que había imaginado. Seguramente la escuela de posgrado conduciría a un mayor éxito.

Pero, ¿vale la pena la escuela de posgrado para personas como ella? ¿Otro grado logrará todas las cosas que imaginamos que hará?

Solo otro papel en la pared

Lin S., un ex alumno del programa para el que trabajaba, una vez sintió lo mismo que mi amigo. Ingresó a la escuela de posgrado con ganas de aprender y convertirse en la profesional que siempre se había imaginado. Eso fue, hasta que un día me envió un correo electrónico consternada.

Lin tenía una deuda de 80,000 dólares y trabajaba como camarera. Me preguntó si era la única, si estaba haciendo algo mal, ya que no podía cumplir con la promesa de la escuela de posgrado. Ella no lo estaba.

¿Tienes problemas para pagar tu deuda? Habla hoy con un profesional para una consulta gratuita >>

La idea de que una licenciatura no es suficiente se ha apoderado de toda una generación. Demasiadas personas se han hundido en más deudas por préstamos estudiantiles, más frustración y más cenas con amigos en las que deciden cambiar sus vidas al obtener una maestría.

Un título de posgrado es solo otro papel en la pared y otra línea en tu currículum.

Claro, para algunos trabajos, es esencial tener una maestría a nivel del suelo. Pero para la mayoría, es solo un impulso.

Un título de posgrado no te dará un trabajo o financiará tu gran idea. No convencerá a tu jefe a que finalmente le dé ese ascenso. Los títulos de posgrado te ayudarán a tocar algunas puertas más con confianza, pero ciertamente no las abrirá. Ese trabajo es todo tuyo.

¿Necesitas un trabajo que se adapte a tu estilo de vida? Obtén más entrevistas >>

Otras Opciones

Mientras expuse mis razones con delicadeza y compartí la advertencia de Lin S., mi amiga me preguntó qué debería hacer en su lugar. La animé a considerar algunas alternativas:

1. Inscríbete en un programa de certificación

Los programas de certificación son generalmente asequibles y requieren poco tiempo. Además, brindan excelentes formas de ubicarse en un campo especializado.

Ellen Myers, una exasesora de posgrado, sugiere opciones de certificados para aquellos en campos especializados como enfermería, ciencias de la computación, administración de empresas (no MBA) e ingeniería, campos en los que los avances regulares significan que es posible que deba continuar constantemente su educación para permanecer adelante.

Myers estima que los certificados pueden resultar en un retorno de salario de $ 5,000 a $ 10,000, dependiendo del campo.

Logra tus metas profesionales con rutas de aprendizaje reconocidas por la industria - Elige tu curso >>

2. Habla con tu gerente

Si ella no está de acuerdo con tu regreso a la escuela, puede ser porque no es necesario para tu trabajo. En su lugar, pregunta si la empresa ofrece programas de capacitación que puedan ayudarte a avanzar más rápido.

3. Encuentra un mentor en tu nuevo campo

Si vas a la escuela de posgrado porque estás buscando cambiar de carrera, debes estar 100% seguro de ese cambio. Busca en Facebook por aquellos que trabajan en tu puesto deseado, asiste a networking , envia correos electrónicos en frío, etc. Es posible que te sorprendas al descubrir que el césped no siempre es más verde en el otro lado.

¿Vale la pena la escuela de posgrado? La línea de fondo

La escuela de posgrado puede funcionar - deberia de funcionar. Pero buscar ese título sin tener en cuenta el costo del programa en comparación con las oportunidades laborales reales, o las rutas alternativas disponibles, puede resultar en muchos años perdidos y una carga financiera considerable. Antes de completar esa solicitud, pregúntese si la escuela de posgrado es realmente la respuesta para usted.