Las descripciones de trabajos pueden parecer intimidantes. Explora las bolsas de trabajo y encontrarás que un trabajo de nivel de entrada a menudo requiere de tres a cinco años de experiencia. Espera . . . ¿Qué? ¿Cómo se puede adquirir experiencia si todos los trabajos de nivel de entrada requieren mucha experiencia? Realmente no tiene sentido.

No te dejes intimidar. Al establecer toneladas de requisitos, los empleadores solo están tratando de filtrar a los candidatos para que no se vean abrumados por las solicitudes. Incluso los candidatos más experimentados pueden no ser los adecuados para una organización en particular.

Más que nada, si demuestras que estás dispuesto a trabajar duro todos los días, te sorprenderás al ver quién está dispuesto a invertir en ti, incluso si no tienes "de tres a cinco años de experiencia". He aquí cómo conseguir un trabajo, incluso si parece fuera de tu alcance:

  • Conoce la descripción del trabajo
  • Adapta tu currículum y carta de presentación
  • Ofrece buenos ejemplos relacionados a los requisitos del trabajo.
  • Si no sabes algo, muestra la iniciativa para aprenderlo
  • Se activo: visita el sitio web de la empresa y busca a gente en LinkedIn

F>"}" data-sheets-userformat="{"2":48065,"3":{"1":0},"9":1,"10":1,"11":4,"12":0,"14":[null,2,0],"15":"Slack-Lato, appleLogo, sans-serif","16":10,"18":1}">Encuentra una mejor manera de trabajar - Cómo te comparas con la competencia >>

1. Estudia la descripción del trabajo

Saber exactamente qué te pide la descripción de un trabajo es el primer paso para conseguir el puesto. Lo mejor es leer la descripción una vez, luego una y otra vez. Pon atención a los detalles; si un requisito dice "debe tener experiencia en el uso de Microsoft Excel", lo más probable es que las habilidades de Excel sean un componente central del trabajo. Incluso si no conoces el software ahora, intenta aprender todo lo que puedas antes de la entrevista de trabajo.

Con acceso a YouTube y clases en línea, cualquiera puede aprender una habilidad por sí mismo si dedica el tiempo para hacerlo. Llegado el momento de la entrevista, es posible que no seas un experto, pero al menos puedes destacar expresando cómo participaste en un curso en línea o cómo trabajaste como autónomo con tus nuevas habilidades. La iniciativa y la proactividad serán suficientes para impresionar a muchos de tus entrevistadores.

2. Adapta tu currículum vitae y carta de presentación

No es suficiente enviar ciegamente el mismo currículum vitae a todos los trabajos que ves. La reserva de talentos es demasiado fuerte. Debes implementar la descripción del trabajo y los requisitos en tu currículum. Los departamentos de talento utilizan software de seguimiento de aplicaciones (ATS en inglés) para escanear su currículum en busca de palabras clave y frases que se alineen con la descripción del trabajo. El software busca habilidades y palabras clave para filtrar a los candidatos antes de que una persona real vea la aplicación.

Dado eso, ¿por qué no tomarías los 10 minutos adicionales para copiar y pegar algunas palabras o frases de la descripción del trabajo?

Y aunque existe un debate sobre si los reclutadores realmente leen las cartas de presentación o no, no serás penalizado por enviar una. Además de agregar elementos de la descripción del trabajo al currículum, muestra ejemplos de cómo has tenido éxito en proyectos en trabajos anteriores.

¿Dices que no has tenido muchos trabajos? Piensa en las organizaciones de las que formaste parte en la universidad. Las posiciones de liderazgo tienen mucho valor. Esa experiencia puede ser más válida que un trabajo a medio tiempo, ya que te confiaban para realizar el trabajo. ¿Practicaste deportes? Los empleadores aman a los atletas porque son lo suficientemente disciplinados como para hacer malabarismos con las exigencias de un deporte universitario con el trabajo escolar. No subestimes el valor de estas experiencias.

¿ No encuentras trabajo? Obtén ayuda con tu búsqueda de empleo >>

3. Haz tu investigación

Así que ya sabes qué pide el trabajo y ya enviaste un excelente currículum y carta de presentación, ambas específicas para la descripción del trabajo. Ahora es el momento de dar la entrevista perfecta. Es probable que te hayan enviado un correo electrónico pidiendo un buen momento para hablar por teléfono o reunirse en persona.

Si un reclutador te contacta, está buscando ocupar el puesto. Esa persona está de tu lado. Muéstrale que has realizado una investigación adicional buscándolo en LinkedIn. Si ves que asistió a la Universidad de Florida, menciona que tienes un amigo que fue allí o que eres un gran fanático de los deportes universitarios. Se sentirán halagados y recordarán que te tomaste el tiempo para buscarlos.

También pregúntales quién te entrevistará y busca a esas personas también. Es muy probable que tus entrevistadores sean el gerente de contratación y alguien a quien te reportarás directamente si obtienes el trabajo.

Has hecho todo el trabajo. Ahora es el momento de la verdad. Expresa emoción. Muéstrales que has hecho tu investigación. Te has tomado el tiempo de aprender exactamente lo que pide el trabajo y, aunque es posible que no seas el más calificado de todos los candidatos, mostrar tu voluntad de hacer un esfuerzo adicional podría hacer que tú obtengas la oferta sobre alguien con más experiencia.

El éxito llega a quienes lo alcanzan: Reserva tu llamada gratuita de coaching hoy mismo >>

4. Vístete para el éxito

Es obvio: vístete profesionalmente, o al menos, con un estilo informal. Las apariencias importan porque las primeras impresiones lo son todo. Tener el pelo descuidado o tacones demasiado altos podría costarle el trabajo mientras camina en el