Cómo manejar la factura médica enviada a cobros sin previo aviso

Manejo de una factura médica enviada a cobros sin previo aviso Cómo lidiar con una factura médica enviada a cobros sin previo aviso

Como alguien que siempre paga sus facturas en su totalidad y a tiempo, no tenía idea de lo que significaba ser contactada por la agencia de cobros. Sin embargo, después del nacimiento de mi hijo, me sorprendió oír del hospital sobre una deuda pendiente.

Tras un ajuste del seguro después del nacimiento de mi hijo, el hospital donde di a luz nos debía alrededor de $ 1,800. Dijeron que enviarían un cheque, pero pasó un mes y no llegó. Lo reembolsaron en mi tarjeta de crédito y asumí que la situación había terminado.

Poco después de eso, recibí una factura por la cantidad exacta que me habían reembolsado. Cuando llamé una vez más para ver cuál era el problema, el hospital indicó que no debía el dinero y que no debería recibir más facturas. Llegaron dos facturas más, y cada vez que llamaba, me decían que no debía nada.

Cuando llegó el aviso final, ya había tenido suficiente. Me aseguré de que quedara por escrito que no debía nada. Pregunté si me enviarían a colecciones y dijeron que no tenía porqué preocuparme.

Ser enviado a colecciones

El hospital estaba mal. Comencé a recibir llamadas de agentes de cobranzay, honestamente no me lo tomé bien.

Les dije a los agentes de cobranza que dejaran de llamarme porque no debía nada. Pero dijeron que simplemente estaban haciendo su trabajo.

Después de tres llamadas en tres días, finalmente hablé con un supervisor, quien dijo que no podía hacer nada. El hospital necesitaría recuperar la cuenta.

A pesar del estrés de la situación, te dejo tres estrategias que aprendí al tener mi factura médica enviada a colecciones:

1. Haz tu investigación

En caso de que no sepas que tienes una deuda, puedes pedirle al cobrador que te envíe una verificación de la deuda. Básicamente, se trata de una carta que indica a quién le debes, cuánto y otra información de identificación, como tu número de cuenta.

Además de esta documentación adicional, intenta averiguar el nombre del acreedor. Con eso, puedes decidir si pagas la deuda o no. Si no tienes la deuda, comunícate con la compañía y ve qué puedes hacer para recuperar la cuenta.

Encuentra un abogado

2. Conoce tus derechos

El Fair Debt Collection Practices Act prohíbe a los cobradores de deudas utilizar prácticas abusivas, injustas o engañosas. Eso significa que no pueden llamarte en horarios inconvenientes (antes de las 8 AM o después de las 9 PM) o en lugares inapropiados (como tu lugar de trabajo). Un cobrador tiene prohibido pretender ser otra persona, como un abogado o un representante del gobierno, para engañarte o intimidarte.

Tienes derecho a decirle a los cobradores que dejen de comunicarse contigo. Escribe una carta que indique que no pueden llamarte y envíala con acuse de recibo al cobrador. Pueden comunicarse sólo para decirte que no habrá más contacto o para decirte si tienen la intención de presentar una demanda contra ti para cobrar.

3. No ignores la factura

Tu deuda no desaparecerá automáticamente si no pagas. Cada estado tiene su estatuto de limitaciones de tiempo durante el cual un acreedor puede demandarte por la deuda.

Si la deuda tiene más de cuatro o seis años en Georgia, por ejemplo, el acreedor no puede demandar. Algunas personas pueden suponer que si no pagas en ese momento, ya no deberás el dinero. Desafortunadamente, los problemas no terminan ahí.

"Una cuenta de colección puede permanecer en tus informes de crédito por un máximo de siete años desde la fecha en que la cuenta original se atrasó en 180 días”, dice el Analista de Crédito Senior Nathan Grant de Credit Card Insider.

El envío de una factura a una agencia de cobranza puede afectar significativamente tu puntaje crediticio.

“Las cuentas de cobranza pueden tener un impacto significativamente negativo en tus puntajes FICO siempre que estén en tus informes crediticios”, dice Grant. "Las cuentas que van a cobranza se consideran en mora grave y tendrán un impacto negativo mucho más significativo en tu informe crediticio que la mayoría de los otros factores negativos".

Obtén una consulta gratis

Cómo terminó mi historia

En cuanto a mi situación, el hospital afirmó haber enviado un cheque que nunca recibí ni cobré. Sin embargo, fue imposible por su parte suspender el pago del cheque, por lo que el software mostró automáticamente que les debía dinero. Estaba segura de que iba a necesitar un abogado.

Pero afortunadamente, conseguí por escrito que la cuenta fuera retirada de la agencia de cobros y que se resolviera internamente. Yo revisé mi informe de crédito para asegurarme de que la deuda inexistente no afectaría mi crédito en los próximos años.

Nunca le desearía esta experiencia a nadie. Entre adaptarme a la vida con un recién nacido y la curación posparto, no debería haber tenido que lidiar con el estrés de ser enviada a colecciones. Al mismo tiempo, al menos, ahora conozco mis derechos crediticios.