La resiliencia financiera es la capacidad de resistir cuando la vida te lanza una curva financiera inevitable. Si esto parece amplio, debería. Hay ramificaciones de los eventos financieros más allá de los simples dólares y centavos.

Divorcio, discapacidad, pérdida de empleo: pueden parecer desconectados económicamente, pero comparten algunas características en común. Todos pueden traer consigo un impacto financiero y todos pueden traer estrés y otros síntomas y desafíos físicos o mentales. 

A medida que el mundo continúa lidiando con diversas complejidades del coronavirus, la importancia de la resiliencia financiera está ganando una atención renovada. Muchas personas parecen estar experimentando una resaca emocional persistente por los desafíos impuestos por este evento cataclísmico. 

No es posible aislarse completamente del impacto financiero. Sin embargo, es posible prepararse para lo que podría suceder en cualquier momento. Nadie quiere la calamidad, pero la calamidad aún llega. 

Los choques y contratiempos financieros le afectan tanto a usted como a su dinero. Para estar preparado para manejar los choques con resiliencia, debe prepararse y preparar su patrimonio. 

Elija su mejor combinación

Prepárese 

Estar preparado, como individuo, para un choque financiero consta de tres componentes principales: su capital psicológico, su educación financiera y su capital humano.

Capital psicológico

Tu capital psicológico consiste en esperanza, eficacia, resistencia y optimismo (también conocido como HÉROE).

La esperanza es el proceso mediante el cual creemos que podemos establecer metas e intentar alcanzar esas metas para cambiar una situación existente. La eficacia es nuestra creencia en nuestra propia capacidad para generar resultados. La resiliencia es nuestra capacidad para recuperarnos del fracaso o la adversidad, y el optimismo es una convicción positiva sobre nuestro futuro. 

Los atributos del capital psicológico trabajan juntos; Es más fácil, o al menos más probable, que un individuo esperanzado, de alta eficacia y resiliente sea optimista. Todos estos rasgos se pueden aprender y, en gran medida, se pueden controlar. Y hay recursos que pueden ayudar, desde libros y cursos hasta entrenadores de vida y terapeutas.

El grado de capital psicológico de un individuo afectará la forma en que responda a los shocks financieros. Las personas con mayor capital psicológico probablemente se verán menos afectadas negativamente por los shocks externos. 

Educación financiera

La educación financiera es nuestro conocimiento y capacidad para hacer uso de los sistemas financieros. Ambos componentes son necesarios para ser financieramente educada,: Sería inútil tener conocimiento de sistemas que no puede utilizar; el uso de sistemas sin conocimiento es potencialmente peligroso. 

La educación financiera es controlable. El grado de conocimiento y habilidad de una persona para usar los sistemas financieros puede verse directamente influenciado por los esfuerzos para mejorar estos conjuntos de habilidades.

Hay una gran cantidad de recursos, desde libros y podcasts hasta blogs y sitios web, hasta cursos formales y programas de certificación o grado. Además, existen varias formas de asistencia profesional, incluidos asesores financieros y asesores financieros. 

Maximiza tus esfuerzos de jubilación hoy

Tener un alto grado de educación financiera ayuda a una persona a separar la realidad de un impacto financiero de su carga emocional. La realidad son los aspectos básicos de la situación que tenemos que afrontar. Comprender la verdadera magnitud financiera de la conmoción reduce nuestra probabilidad de exagerarla o caer en escenarios pesimistas. 

Capital humano

El capital humano es su conjunto de habilidades, destrezas, conocimientos y otros atributos que lo hacen valioso en el mercado. Esto tiene una influencia directa en su capacidad para hacer frente a las crisis financieras con un alto grado de resiliencia. 

Los grados más altos de capital humano mejoran su comerciabilidad y aumentan su confianza en que puede encontrar un buen resultado cuando se enfrenta a un desafío laboral. 

El capital humano, como el capital psicológico y la educación financiera, es algo que las personas pueden optar por desarrollar con el tiempo. Existen grandes oportunidades para el desarrollo y la mejora del valor de uno en el mercado. 

Estos tres atributos funcionan juntos; criar a uno ayudará a criar a otros o facilitará su crianza.

Prepare su riqueza

Aunque la educación financiera nos asegura nuestro conocimiento y capacidad para usar los sistemas financieros, a menudo nos quedamos cortos en el comportamiento, y ahí es donde hacemos un cambio duradero.

Preparar su patrimonio es hacer uso de la educación financiera para que su base financiera esté en mejores condiciones para capear las tormentas de la vida. Hay cuatro atributos fundamentales que deben desarrollarse y dos sistemas que debemos considerar. 

Tener un plan financiero

Un plan financiero no necesita tener 300 páginas, aunque puede serlo. El noventa y nueve por ciento de lo que la mayoría de la gente necesita se puede escribir en una sola página. Una vez que lo hagas, podrás decidir si quieres hacer más en el futuro. 

Un plan básico describe sus objetivos financieros, dónde se encuentra en relación con esos objetivos y cómo realiza los cambios para lograrlos. Esta es una hoja de ruta para su futuro financiero y lo primero a lo que acudirá en caso de una crisis financiera. Después de todo, lo que ha dicho es lo más importante para usted, económicamente.

Comienza hoy

Trabaja con un presupuesto

Mucha gente le teme a la palabra "B". No hay problema, llamémoslo plan de gastos.

Esto tampoco tiene por qué ser complejo. Necesita enumerar nuestras fuentes de ingresos, así como todos nuestros gastos comprometidos. Puede o no asignar gastos discrecionales. En muchos casos, eso no es necesario.

Si vive dentro de sus posibilidades y sigue el ritmo de sus metas, puede ser importante conocer todos los gastos comprometidos; los otros gastos son colectivamente su estilo de vida y no son tan relevantes en el día a día.

Si no está viviendo dentro de sus posibilidades y no está encaminado para su sus metas financieras, entonces quizás podría reconsiderar su renuencia a abordar esta sencilla tarea. 

Junto con su plan financiero, un presupuesto es un recurso invaluable cuando se enfrenta a una crisis financiera. Le permite identificar muy rápidamente opciones, ya sea para uso inmediato o posterior, que se pueden cambiar para lograr un mejor resultado.

Fondo de emergencia

Aquí es donde debe acudir cuando tiene un gran gasto inesperado o una pérdida inesperada de ingresos. Esos son (no por casualidad) de donde provienen los shocks financieros - grandes gastos inesperados o grandes reducciones de ingresos. 

Tendemos a sufrir un sesgo en el que no esperamos que nos sucedan cosas malas. A veces nos equivocamos, por difícil que sea admitirlo. Y a veces pasan cosas malas y somos arrastrados por las masas, no hay nada que ver con nosotros, pero todavía tenemos una situación que afrontar. 

An fondo de emergencia es una defensa fundamental contra el impacto financiero. 

Protección adecuada

Debemos tener la protección adecuada para aquellas cosas que no podemos permitirnos perder, como nuestra capacidad de generar ingresos. No necesitamos estar sobreprotegidos, ni es prudente económicamente estarlo, pero tener protección puede significar una mayor capacidad de recuperación financiera.

Muchas conmociones financieras se alivian con una protección adecuada.

Una discapacidad, la pérdida de un ser queridoy muchas otras calamidades son difíciles de afrontar; no necesitamos agregar estrés financiero encima de ellos. Las cosas contra las que debemos asegurarnos de estar protegidos son aquellas que son más improbables, pero que tienen una consecuencia financiera significativa.

No tener una garantía extendida en su televisor de pantalla grande no debería alterar la vida; no tener un seguro de discapacidad a largo plazo adecuado podría serlo. 

Además de apuntalar nuestras bases financieras, hay dos conceptos de sistemas a los que debemos prestar atención. 

Elija su mejor combinación

Automatizar

En la medida de lo posible, deberíamos automatizar nuestras vidas financieras. Aquellos que tienen pagos automáticos en sus fondos de emergencia tienen muchas más probabilidades de tener un fondo de emergencia adecuado.

Muchas personas no quieren dedicar tiempo a monitorear de cerca su situación financiera. La automatización puede reducir en gran medida esa carga y ayudarlo a mantener los sistemas financieros adecuados sin el trabajo de monitorear de cerca esos sistemas de manera continua.

Vive dentro de tus medios

Vivir dentro de sus posibilidades no significa necesariamente vivir frugalmente o con dificultades. Simplemente significa que asigna sus ingresos de manera que pueda pagar todos sus gastos, incluida la financiación de sus objetivos a largo plazo, con el dinero que gana. 

Para vivir dentro de sus posibilidades, debe tomar las decisiones financieras adecuadas en función de sus ingresos y otros recursos. Por lo general, esto significa algunas compensaciones; muy pocas personas pueden hacer cualquier cosa desean hacer. Para la mayoría de la gente, que vehículo que conducen, por ejemplo, afecta su capacidad para financiar sus metas a largo plazo, como la educación de sus hijos. 

Vivir dentro de sus posibilidades limitará naturalmente la deuda que tiene, lo que le ayudará a asegurar su capacidad de recuperación financiera. Es normal vivir dentro de sus posibilidades y tener una hipoteca y el pago de un automóvil, pero no mucha deuda de consumo. Los saldos altos de las tarjetas de crédito y otras formas de deuda de los consumidores son indicadores de que no vive dentro de sus posibilidades.

La deuda se convierte en un problema mayor ante los shocks financieros. Vivir dentro de sus posibilidades ayuda a mantener su base financiera para resistir las crisis financieras.

Lo más importante es...

Todos enfrentamos diversos shocks financieros de vez en cuando. Algunos son relativamente menores, como una reparación de automóvil importante que no anticipamos. Otros son importantes, una cantidad significativa de personas sin seguro evento medico, pérdida de un trabajo u otro revés financiero importante.

Todos lidiamos con las cosas de manera diferente, y lo que causa mayor estrés para una persona puede causar un estrés menor para otra. Pero no importa cuál sea nuestra composición individual, podemos aumentar nuestra capacidad de recuperación financiera si nos preparamos, como individuos y cómo administramos nuestro dinero, para estar mejor preparados para los choques inevitables de la vida. 

Obtenga ayuda con su cuenta de jubilación hoy

  • ¿Tienes alguna pregunta sobre tus finanzas personales?
    Envíala y podría ser el tema de una próxima columna.
  • Oculto
  • Oculto
  • Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.