Cómo estructurar tu fondo de emergenciaNo hay nada como una crisis de desempleo para destacar la necesidad de un fondo de emergencia. Y existe mucha información disponible sobre los "por qué" y los "cómo" y las formas de empezar. La falta de información está en cómo estructurar adecuadamente un fondo de emergencia.

Un "fondo de emergencia" es el nombre común y corriente de lo que los asesores financieros tienden a llamar una "reserva de efectivo". La distinción es importante.

La razón para estar a favor del término "reserva de efectivo" es que no debe verse como un simple fondo de emergencia. Una reserva de efectivo adecuada también es un fondo de oportunidad; te permite aprovechar las oportunidades inesperadas que surgen.

Poder avanzar en una oportunidad es muy diferente ser capaz de capear una emergencia; resistir una emergencia te protege de retroceder financieramente; aprovechar una oportunidad te permite Guardar dinero o avanzar económicamente. Ambos son importantes para tus finanzas.

Seguiremos con el uso común de “fondo de emergencia”, pero debemos poder abordar el aspecto de oportunidad del fondo para construir una estructura adecuada.

Elementos básicos de diseño

Un fondo de emergencia debe permitir aportes sistemáticos y retiros fáciles.

Necesitamos retiros fáciles y gratuitos para hacer frente a emergencias de rutina, como un arreglo urgente del automóvil o una reparación inesperada en el hogar. En casos como estos, necesitamos acceso inmediato y gratuito a nuestros fondos.

EMPIEZA AQUI

Necesitamos depositar sistemáticamente para reemplazar estos retiros ocasionales para emergencias de rutina. De lo contrario, siempre estaremos comenzando y deteniendo los aportes y reconstruyendo los fondos agotados después de una emergencia menor.

Necesitamos estabilidad. Como regla general, nuestro fondo de emergencia debe estar sujeto a cualquier fluctuación del mercado. Como cuestión práctica, podemos permitirnos una pequeña desviación de la regla; volveremos a eso en breve.

El tamaño de nuestro fondo de emergencia es un factor a la hora de elegir la mejor estructura.

El tamaño de tu fondo

El tamaño de tu fondo es determinante en su estructura óptima. Los fondos de emergencia generalmente se calculan como gastos de varios meses. Por ejemplo, una recomendación típica de un fondo de emergencia es de tres a seis meses de gastos.

Históricamente, el criterio general para determinar el tamaño ha sido la estabilidad laboral. Los acontecimientos recientes han demostrado a muchas personas que la estabilidad laboral no es tan predecible como podría pensarse.

En general, la gente debería crear un fondo de $ 1,000; una vez que lo hayan construido, deberían pasar a la creación de un fondo equivalente a los gastos de un mes; luego avanzar a un fondo equivalente a los gastos de tres meses; y finalmente, una vez que se logre, se debe crear un fondo equivalente a los gastos de seis meses.

Sin tarifas de servicio mensuales

Creo que si tienes 50 años o más, deberías aumentar tu fondo al equivalente a los gastos de 12 meses. Si has alcanzado esa edad, has entrado en una zona de riesgo diferente. A muchas personas les lleva más tiempo encontrar un empleo razonable una vez que han pasado este marcador y es posible que no sea posible reemplazar completamente tus ingresos anteriores.

Y a medida que aumenta tu edad, las cosas pueden volverse más desafiantes. Algunas veces la de jubilación llega antes de lo planeado; a veces llega inesperadamente.

Una reserva más grande puede ser una bendición para manejar una transición de vida importante e inesperada.

El problema del tamaño es que para emergencias casi nunca se necesita el fondo de una sola vez. Para emergencias, es posible que necesites porciones más pequeñas en distintos momentos, entonces lo más probable es que necesites retiros periódicos durante el resto de la emergencia. La pérdida de ingresos es la primera emergencia para la que hay que estar preparado, y esa es la premisa general detrás de la estructura.

Necesidades a corto plazo

La parte a corto plazo de tu fondo de emergencia es la que podrías necesitar durante el primer mes de una emergencia. Todas las emergencias de rutina (casa o una reparación de vehículos, etc.) deben estar dentro de este marco de tiempo. Estos se alimentarían de esta porción.

El factor más importante para posicionar este primer nivel de reservas es la disponibilidad: necesitamos acceso inmediato.

Encuentre un kit de preparación para emergencias adecuado para usted

Una cuenta corriente o cuenta de ahorros es perfecta para este nivel de reserva. Preferiblemente algo que pague poco de interés.

Podrías utilizar una cuenta corriente o de ahorros y una cuenta de mercado monetario. Las cuentas podrían tener aproximadamente el equivalente a los gastos de una semana; y el mercado monetario el saldo de este primer nivel. De esta manera, podrías ganar un poco más de interés.

En la mayoría de los casos, el acceso con tarjeta de débito es suficiente. Hay algunas personas que no se sentirían cómodas usando un banco en línea para esta parte de su reserva porque quieren poder ingresar a una sucursal y obtener efectivo. Otros no ven eso como un problema. Cualquiera esta bien; tú eliges con lo que te sientes cómodo.

La clave en este nivel es que podemos gastar el dinero inmediatamente sin demora y sin ningún cargo de rescate o preocupaciones sobre las condiciones del mercado. Necesitamos acceso inmediato y volatilidad cero.

Necesidades a medio y largo plazo

La porción a corto plazo de tu fondo de emergencia debe poder manejar emergencias que duren un mes o menos; la porción de mediano / largo plazo comienza a partir de ahí.

No nos puede llevar un mes conseguir el dinero; no necesariamente vamos a saber que lo necesitamos con tanta antelación. Pero si nos va a tomar un par de días o incluso una semana, no debería representar un problema.

No podemos aceptar mucha volatilidad. Habrá quien diga que no podemos aceptar ninguna volatilidad. Tienes que decidir por ti.

Un enfoque común para este nivel es utilizar certificados escalonados.

Con escalonados divides esta parte de la reserva en cantidades iguales y tienes certificados que vencen a intervalos mensuales. Esta es una recomendación común de un asesor financiero. Se ve muy bien en papel.

Si tienes una reserva de tres meses, tendrías tres CDT de 90 días renovándose a intervalos de un mes. Si tienes una reserva de seis meses, tendrás seis CDT de seis meses renovándose a intervalos de un mes. Siempre tienes un CDT para los gastos de un mes renovando ese mes. Esto te da acceso a los fondos en caso de una emergencia sin incurrir en costos de rescate.

Comienza con una consulta gratuita

Realmente puede funcionar bien. Te da una indicación clara de que los fondos están ahí y disponibles. Puede brindarte tranquilidad al ver las renovaciones de manera continua.

Pero aquí tienes una pregunta: ¿Cuál es el valor de rescate de un CDT?

Hmmm, tendrías que preguntarle a tu banco. Por lo general, los cargos por rescate de CDTse calculan como algunos intereses, tal vez el valor de un mes, quizás el valor de algunos meses para los CDT a más largo plazo.

Pero los certificados de depósito a más largo plazo suelen pagar tasas significativamente más altas. En términos relativos, por supuesto. No están pagando mucho, pero fácilmente puede ser un múltiplo de la tasa de un CD a corto plazo.

Poniendo a jugar el tiempo

Esta es la forma en que puedes jugar con el tiempo.

La probabilidad de utilizar cualquier parte de tu fondo de emergencia es inversamente proporcional al tiempo. En términos más fáciles de entender: la posibilidad de usar una parte del fondo de emergencias es mayor para las necesidades a corto plazo y disminuye a medida que avanza hacia las necesidades a más largo plazo.

Todos los tipos de crédito son bienvenidos

Básicamente, no puedes tener una emergencia que dure tres meses a menos que ya haya durado dos meses. Y no todas las emergencias de dos meses durarán más de ese tiempo. Utilizarás la parte de corto plazo de tus reservas con mucha más frecuencia que la parte de largo plazo.

Si configuras tu reserva de modo que el monto para un mes esté en el banco, y tal vez el mes dos esté en un CDT a 90 días, luego puedes considerar colocar el resto de tu reserva en un CDT a más largo plazo, aunque estarías sometido a cargos de rescate si necesitaras el dinero. Lo más probable es que no necesites el dinero.

Quieres tratar de mantener lo suficiente a corto plazo para cubrir la mayoría de las emergencias previsibles.

Las oportunidades funcionan de manera diferente a las emergencias. Es posible que necesites un poco de capital alguna vez para acceder a una oportunidad. Esa es otra razón para mantener estabilidad en la parte más grande.

Lo más importante es...

Querrás hacer cuentas, pero si puedes obtener una tasa mucho mejor en un CDT a tres años o incluso a cinco años y viene con un cargo de rescate de un par de meses, aún podría ser una buena opción. Pero tendrás que hacer los cálculos para ver si es una buena idea o no.

A más largo plazo, si tienes al menos tres meses de gastos bloqueados sin volatilidad, podrías considerar un fondo de bonos conservador. Sí, tendrás algo de volatilidad.

Pero si tienes mucha volatilidad, no habrás elegido un fondo conservador. Y si escoges una reserva de 12 meses, y deberías hacerlo si tienes 50 años o más, entonces ciertamente puedes tomar una pequeña cantidad de volatilidad a cambio de un rendimiento un poco mejor.

Hay que saber buscar un equilibrio, potencialmente puedes obtener un poco más de rendimiento sin mucho riesgo adicional para la porción a largo plazo de tu fondo de emergencia. Lo que no es cierto para el monto a corto plazo; en este caso no quieres asumir riesgos.

  • ¿Tienes alguna pregunta sobre tus finanzas personales?
    Envíala y podría ser el tema de una próxima columna.
  • Oculto
  • Oculto
  • Este campo es para fines de validación y debe dejarse sin cambios.